Cómo aumentar la producción de leche materna

Como aumentar la producción de leche materna

Cómo aumentar la producción de leche materna

Para un recién nacido, la leche materna es el alimento fundamental para su crecimiento y buen desarrollo. Este líquido, es el que le brinda al pequeño todas las proteínas, vitaminas, minerales y demás componentes que necesitará más adelante, para tener un cuerpo saludable y en óptimas condiciones. Por esto, no solo es importante alimentarse adecuadamente para producir buena leche materna, sino que también la madre se debe cuidar para mantenerla con un buen nivel.

Si eres de esas madres recién dadas a luz que no producen grandes proporciones de leche (o al menos la suficiente cantidad) pues no te preocupes, ya que ahora descubrirás cómo aumentar la producción de leche materna.

Cosas que puedes hacer para aumentar la producción de leche materna

1.- Amamantar a tu bebé tan rápido como puedas: Desde el primer momento del alumbramiento, cuando todo esté estable y te entreguen a tu pequeño, deberás de darle de comer sin esperar demasiado. De esta manera, una de las primeras cosas que hará el niño ni bien nazca es succionar de tu pecho la cantidad que necesita de leche materna, estimulando mejor tu pecho y produciendo mucha más leche desde el principio.

Lo más recomendable es que des de amamantar al bebé a la hora de haber nacido, aunque si no puedes por complicaciones en el parto o porque tuviste al pequeño por cesárea entonces puedes probar con otras opciones.

2.- Hacer uso regular del extractor de leche: El extractor de leche es una máquina especial capaz de estimular y de extraer fácilmente la leche de tus mamas. Si usas este artefacto constantemente no solo podrás tener más dotaciones de leche para tu bebé, sino que también producirás mucha más leche que ayude a tu pequeño a obtener un buen desarrollo.

3.- La posición ideal para amamantar: Muchas mujeres piensan que para amantar se tiene que estar en una posición fija, siendo esta incómoda o cómoda según sea el caso. Lo cierto es que ello no es del todo cierto, ya que las mujeres y los bebés son diferentes entre sí y por tanto, las posiciones para amantar pueden variar de mujer a mujer.

Lo más sensato que puedes hacer para aumentar la producción de leche en el pecho es que te coloques en una posición cómoda al momento de amantar, siendo necesario que comprimas el pecho con las manos para que el flujo de leche aumente. Una vez que la leche llega a la cantidad adecuada, cambia de pecho y continua así hasta que el bebé esté saciado.

4.- Consume cantidades moderadas de semillas de sésamo al día: Esto podría entrar más en el tema de los remedios caseros para aumentar la producción de leche materna, ya que se trata de consumir una cantidad fija de semillas de sésamo al día, puesto que esta semilla tiene propiedades muy similares al estrógeno femenino lo cual estimula mucho más la producción de leche.

5.- Mantén un horario de amamantado y no te lo saltes: Existe una gran cantidad de mujeres que alimentan a sus bebés en cualquier momento y sin un horario fijo, haciendo que su cuerpo genere de forma irregular leche materna y, por consiguiente, no consiguiendo las cantidades necesarias. Por consiguiente, es recomendable que crees y mantengas un horario de amantado, acostumbrando al cuerpo a producir cierta cantidad de leche al día en una hora particular.

6.- Trata de amantar seguido y con ambos pechos: Un bebé promedio puede ser amantado hasta 10 veces al día dependiendo de sus necesidades. Por consiguiente, es tu trabajo el procurar que el niño esté bien alimentado, utilizando así ambos pechos para lograr este trabajo de forma acertada y saludable. ¡Alterna entre los pechos y no acostumbres al bebé a uno solo!

7.- Conseguir una buena técnica de lactancia: Finalmente, se puede mencionar que puedes conseguir aumentar la producción de leche materna si mantienes una buena técnica de lactancia, cosa que puedes hacer si:

  • Tienes una postura de lactancia en donde tú y el bebé se encuentren cómodos y a gusto.
  • La cabeza del bebé está alineada con el pecho de la madre, teniendo así una posición neutra sin presentar algún tipo de flexión o extensión del cuello del recién nacido.
  • a boca del bebé se encuentra muy bien abierta al momento de darle de mamar, pudiendo observar labios hacia afuera o lo que sería igual a los “labios de un pez”.
  • El bebé se está agarrando de forma firme con el pezón mucho más cerca del labio superior que del inferior.

Por el contrario, puedes estar segura de que tienes una mala técnica de lactancia si:

  • El bebé hunde las mejillas cuando lo estás amamantando.
  • Cuando el pequeño produce ruidos al lactar, dando a entender que no se produce un cierre hermético entre la boca del bebé y el pecho.
  • Encuentras fuerte dolor y grietas en el pezón, producto del exceso de succión que tiene el bebé.

Al final del día, lo que realmente tienes que hacer para producir más leche materna es prestarle atención al recién nacido y sus necesidades. Si el niño no se agarra bien del pecho o si no succiona adecuadamente son aspectos que has de estudiar en estos primeros años de su vida, siendo más que necesario que te asesores con los especialistas indicados para que te digan cómo debes actuar. ¡No dejes de acudir a tu médico de confianza!

Señales físicas de que tu bebé está bien alimentado

Es posible de que pienses que la producción de leche materna que posees es muy escasa, pese a que pueda ser la que necesita tu hijo al final del día. Por consiguiente, antes de determinar que necesitas producir más leche, es recomendable que tomes en cuenta lo siguiente:

  1. Si tu bebé está ganando peso es que la alimentación que le proporcionas es la más adecuada.
  2. Si tu bebé está mojando los pañales también es un signo claro de que está recibiendo todos los nutrientes que necesita.
  3. Si tu bebé se nota de buen humor o si lo ves satisfecho entonces significa que realmente estás haciendo un muy buen trabajo amamantándolo.

Mide con precaución la producción de leche y asegúrate de que el bebé reciba toda la que realmente necesita. No olvides que de ti depende la buena alimentación tuya y, por ende, la del bebé.

No Comments

Post A Comment